CAMPAÑA NACIONAL “PRIMERO ECUADOR” ¿LOGRÓ SUS OBJETIVOS?

The anxiety and the relation in the academic performance of the students of the career of Psychology of the Technical University of Manabí[1]

La ansiedad y su relación en el rendimiento académico de los estudiantes de la carrera de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí

Eleticia Isabel Pinargote Macías[2]

Liliana Carolina Caicedo Guale[3]

Recibido en octubre 2018, aceptado en enero 2019

 

RESUMEN

Introducción La investigación se basó en el estudio de la ansiedad y su relación con el rendimiento académico en 163 estudiantes de la carrera de Psicología a través de la revisión de las calificaciones registradas en el Sistema de Gestión Académica. Objetivo valorar el efecto de la ansiedad y el estrés sobre el rendimiento académico. Materiales y métodos la aplicación de la escala de ansiedad de Hamilton y una encuesta que permitió identificar factores del clima áulico, es de tipo descriptivo, de enfoque cuali-cuantitativo, correlacional y estadístico.  Resultados denotan una relación significativa entre las variables, según el coeficiente de Pearson p= 0,777 con un nivel de significancia bilateral menor a 0,05. Discusión Se percibe ansiedad en todos los estudiantes con buen rendimiento académico, pero no se determinan evidencias claras que demuestren que la ansiedad incide en el éxito o fracaso académico Conclusiones el clima áulico fue calificado como muy bueno y no interfiere en el desempeño de los estudiantes.  Estos datos posibilitan el surgimiento de nuevas investigaciones que precisen qué otros factores interfieren en el rendimiento académico.

Palabras clave: Ansiedad, rendimiento académico, estudiantes universitarios, clima áulico

 

 

ABSTRACT

Introduction The research was based on the study of anxiety and its relationship with academic performance in 163 Psychology students through the revision of the grades registered in the Academic Management System. Objective to assess the effect of anxiety and stress on academic performance. Materials and methods the application of the Hamilton anxiety scale and a survey that allowed to identify factors of the classroom climate, is of descriptive type, of qualitative-quantitative, correlational and statistical approach. Results denote a significant relationship between the variables, according to the Pearson coefficient p = 0.777 with a level of bilateral significance less than 0.05. Discussion Anxiety is perceived in all students with good academic performance, but no clear evidence is established that demonstrates that anxiety affects academic success or failure. Conclusions The classroom climate was rated as very good and does not interfere with student performance. These data allow the emergence of new research that clarifies what other factors interfere with academic performance.

Key words: bacteria, cocoa, acceleration, analysis, quality.

 

1.   Introducción

La Ansiedad es definida por la Organización Mundial de la Salud como “problemas habituales de salud mental que afectan la capacidad de trabajo y la productividad” (OMS, 2017), es una respuesta de anticipación involuntaria ante circunstancias de la vida diaria, como por ejemplo una cita de trabajo, la percepción de una situación como peligrosa, la presentación de una exposición, un examen difícil, la sobrecarga académica, un problema familiar, entre otras, en la cual se experimentan síntomas característicos de un cuadro ansioso como son taquicardia, preocupación, aceleración de la respiración, temor, rigidez muscular, entre otros (Puchol, 2003).

La ansiedad es uno de los trastornos psicológicos de mayor índice que presenta la población en general que acude a centros de salud y tiene también mayor presencia en el contexto universitario(Agudelo, Casadiegos, & Sánchez, 2008), al hablar de estadísticas,  las cifras de la OMS indican que más de 260 millones de personas sufren de trastornos de ansiedad en el mundo (OMS, 2017).

La ansiedad relacionada con el rendimiento académico de estudiantes, es una realidad latente en las aulas de los centros de educación superior en el mundo, en Latinoamérica, en Ecuador y en el contexto local en la Universidad Técnica de Manabí. Los universitarios representan una población  de alto riesgo a  sufrir trastornos de ansiedad debido a las exigencias curriculares que les afecta en todas las esferas y es producto del estrés al que están expuestos (Cardona, Pérez, Rivera, Gómez, & Reyes, 2014),  Los estudiantes de la carrera de  Psicología de la Universidad Técnica de Manabí, sujetos de estudios de esta investigación,  no son  ajenos  a esta situación, constantemente enfrentan similares  exigencias en sus estudios  lo que acarrea  síntomas de  ansiedad que afectan el ritmo de aprendizaje.

Un estudio realizado durante el año 2010, en España, en la Universidad de las Islas Baleares, tuvo como objetivo valorar el efecto de la ansiedad y el estrés sobre el rendimiento académico, los resultados revelan de forma significativa que el grupo de alumnos que presentó niveles inferiores de ansiedad muestran un mejor rendimiento académico a diferencia de los alumnos que presentaron mayor grado de ansiedad, que obtuvieron un pésimo rendimiento académico (Grasses & Rigo, 2010).

En el año 2008, en México, en la Universidad Nacional Autónoma, se realizó una investigación, cuyo fin era explorar la relación entre rendimiento académico y ansiedad medida conductualmente, los resultados obtenidos reflejaron que los alumnos con los promedios más bajos presentaron los indicadores más elevados de ansiedad conductual, además se identificó que los alumnos que presentaron un índice muy bajo de estudio mostraban mayor ansiedad (Hernandez, Coronado, Araujo, & Cerezo, 2008)

En el año 2015, en Colombia, en la Universidad Cooperativa, se realizó una investigación, cuyo fin fue determinar cuál era la prevalencia de la ansiedad en estudiantes de una universidad privada de Medellín y establecer la repercusión que tenía la ansiedad con aspectos sociodemográficos y académicos, esta investigación obtuvo los siguientes resultados; la prevalencia de la ansiedad fue de un 58%, con un 55% en grado leve y 3% en grado moderado.  En cuanto a la repercusión con aspectos sociodemográficos y académicos no presentó asociación estadística con la edad, el sexo, el ciclo de formación, ni créditos matriculados, ni la ocupación (Cardona et al., 2014).

En Ecuador, no existen investigaciones centradas en la ansiedad y su repercusión en el rendimiento académico en el contexto universitario, sin embargo, en el 2013 en la Pontificia Universidad Católica, se realizó un estudio, cuyo objetivo fue  determinar los principales factores que se encuentran relacionados con rendimiento académico al terminar el primer nivel de carrera universitaria, los resultados reflejan que al finalizar el primer semestre los estudiantes en un 19.3% presentaban rendimiento regular, el 47% tenía buen rendimiento, el 31% tenía muy bueno su rendimiento y solo el 2,7% presentaban un rendimiento académico sobresaliente, y los factores asociados al mismo fueron el número de horas de clases al día, número de horas de estudio, número de horas de sueño, número de horas de ocio y el consumo habitual de drogas (Martínez & Salazar, 2013).

En el contexto local, particularmente en la Universidad Técnica de Manabí, tampoco hay referencia de estudios que aborden particularmente la relación que existe entre la ansiedad y el rendimiento académico en los estudiantes,  lo que da mayor interés y valía a la  presente  investigación que aborda estas dos variables que interaccionan en el proceso de interaprendizaje, que puede tener  génesis  en  la sobre carga académica, el ambiente en que se desarrolla la clase, metodologías de enseñanza del docente, situaciones externas a la Universidad como problemas personales, familiares, económicos, entre otros que afectan el entorno biopsicosocial del individuo y repercuten de una u otra forma en el desempeño académico y  por tanto,  merecen la atención del caso. Para realizar esta investigación se plantea la hipótesis si la ansiedad tiene relación en el rendimiento académico de los estudiantes de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí.

El   abordaje de esta temática, pretende dar un aporte significativo a la Universidad, a la comunidad científica y al conocimiento de la sociedad en general, tiene como objetivo determinar los niveles de ansiedad que poseen los estudiantes de la carrera de Psicología y su repercusión en el rendimiento académico, el mismo que se verificará a través de la revisión de las calificaciones registradas en el Sistema de Gestión Académica (SGA) de la Universidad Técnica de Manabí.

En la época de los setenta el interés por la evaluación de los estados de ánimo tomó importancia en el campo de la psicología, sobre todo de la depresión, finalmente en 1985 los psicólogos norteamericanos, Husain y Jack Maser, afirmaban que la década de los ochenta sería la década de la ansiedad, y desde ese momento esta problemática pasó a ser parte importante en el campo psicológico y perdura hasta hoy en día (Sierra, Ortega, & Zubeidat, 2003).

Resulta difícil establecer un concepto unánime de ansiedad debido a la complejidad del tema, pero sobre todo por la confusión conceptual e incluso terminológica que existe entre ansiedad y otras experienciales emocionales relacionadas con ella, como el miedo, que al igual que la ansiedad surge ante una situación de amenaza, pero en el miedo existe un “objeto” amenazador claramente identificado y ligado al estímulo que lo genera, por el contrario en la ansiedad no se identifica ese elemento referencial, así mismo, la ansiedad es uno de los problemas fundamentales sobre el cual el hombre de todos los tiempos ha reflexionado tratando de dar una explicación (Gonzáles, 2009). Revisando la bibliografía disponible del tema se desprenden diferentes definiciones, que se citan a continuación.

Según la Real Academia de la Lengua Española, la ansiedad proviene del latín ´anxietas´, cuyo significado es ´angustia, aflicción´, así mismo en la misma definición se manifiesta que la ansiedad es un estado de agitación, inquietud o zozobra del ánimo (RAE, 2018)

 

María Teresa González manifiesta que la ansiedad es una condición  psíquica que repercute significativamente en la salud mental de las personas, como estado emotivo produce respuestas cuando una persona se encuentra en situaciones de peligro o amenaza, y se  experimenta ante diversas situaciones de la vida cotidiana. La misma autora asevera que la   ansiedad también puede ser una conducta patológica cuando la intensidad de las respuestas no permite al sujeto equilibrarse ante los estímulos (Gonzáles, 2009).  En este punto es importante saber que además de la respuestas fisiológica, se viven también respuestas cognitivas, conductuales y sociales que dan pauta a que la ansiedad tome fuerza.

Los estudiantes manifiestan, que cuando existe la presión de la sobrecarga académica, los exámenes, sumado a esto problemas personales, familiares, que representan una situación de peligro se activa la ansiedad en ellos y las afrontan de acuerdo a la madurez que tenga y su capacidad para anteponerse a las adversidades, algunos optan por mantener la calma motivándose así mismo, otros prefieren distraerse realizando actividades placenteras, como lo expresaron las personas durante la aplicación de la escala.

La ansiedad es parte del sinnúmero de emociones humanas que existen, al ser universal, permite al individuo adaptarse a las distintas situaciones y condiciones de vida, de esta manera se puede asegurar una adecuada supervivencia. La ansiedad es una emoción normal; todo el mundo la siente de vez en cuando (Ladouceur, Bélanger, & Léger, 2008). Cuando la ansiedad sobrepasa determinados límites, se convierte en un problema de salud, impide el bienestar e interfiere notablemente en las actividades sociales, laborales o intelectuales. (Bojorquez de la Torre, 2015)

Los autores antes citados ponen de manifiesto que la ansiedad es un estado emocional que condiciona a la persona  frente a las circunstancias adversas  que le presenta la vida, y que   requieren cierto grado de madurez para adaptarse y enfrentarlas  adecuadamente, no obstante, las herramientas que en ocasiones las personas han tenido no han sido las más  favorables para  alcanzar dicha  madurez y por tanto, son vulnerables ante escenarios que los desestabiliza emocionalmente como la pérdida de un ser querido, desenlace amoroso, sobrecarga académica, no obtener un rendimiento académico óptimo como suele suceder en los estudiantes de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí, en particular estudiantes con altos niveles de ansiedad presentan mayor interferencia en las actividades de la vida diaria.

Enrique Rojas asevera que la ansiedad no es un fenómeno unitario, debido a   que puede tener cuatro componentes esenciales que provocan cuatro sistemas de respuestas: Físicas, conductuales, cognitivas y asertivas o sociales (Rojas, 2014), a continuación se enuncian los principales síntomas

Síntomas de Ansiedad

Tipo de respuesta

Síntomas

Respuestas Físicas: son manifestaciones somáticas y se deben a una activación del sistema nervioso autónomo.

Taquicardia, dificultad respiratoria, sequedad de boca, aumento del tono muscular, náuseas, diarrea, entre otros.

Respuestas de conducta: Son manifestaciones observables de forma objetiva y que generalmente son motoras

Contracción de músculos de la cara, temblores de manos, brazos, piernas, irritabilidad, estado de alerta, tensión mandibular, morderse las uñas, entre otros.

Respuestas cognitivas: se refiere al modo de procesar la información que llega y afecta a la percepción, memoria, pensamiento.

Inquietud mental, miedo, anticipación de lo peor, dificultad de concentración, pesimismo generalizado, entre otros.

Respuestas asertivas o sociales: hacen referencia al contacto interpersonal

Les cuesta iniciar una conversación con otra persona, les cuesta mostrar desacuerdo, bloqueo en las relaciones sociales, entre otros.

Cuadro 1. Síntomas de Ansiedad

Fuente: (Rojas, 2014)

La ansiedad se clasifica por niveles de impacto en el individuo. Cada nivel de ansiedad va a afectar de manera diferente y esto, evidentemente, varía de persona a persona, sin embargo, sí está comprobado que algunas sensaciones van surgiendo conforme acumulamos ansiedad, pues los niveles de ansiedad se catalogan en tres grupos; ansiedad leve, ansiedad moderada y ansiedad severa (Cedeño & Ponce, 2018), estos mismos autores citan a Peterson (2010) que clasifica los tres niveles de ansiedad:

Ansiedad Leve: cuando se presenta la ansiedad en este nivel, existe una cierta incomodidad en la persona y es normal tener esa sensación constante de que algo no conecta con la persona. En este punto los sentidos y percepción, están alerta y estas reacciones hacen que sea más fácil estar concentrado, solucionar problemas y estar a salvo, entre otros sucesos 

Ansiedad Moderada: este nivel de ansiedad produce sensaciones inquietantes, habitualmente se presenta con sentimientos de nerviosismo o agitación. Cuando una persona presenta ansiedad moderada, puede perder la percepción general de las cosas y además empieza a centrarse más en los detalles.

Ansiedad Severa: este nivel de ansiedad se produce cuando hay una preocupación constante y la persona presenta sentimientos de que existe algo que puede salir mal. En este punto el temor se agudiza. Cuando se alcanza un nivel tan fuerte de ansiedad, es predecible que exista lo que se conoce como “ataque de pánico” que a grandes rasgos, es la respuesta completa de lucha o huida, y en la cual el cuerpo activa las reacciones necesarias para ponerse a salvo.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (American Psychiatric Association, 2014)  los trastornos de ansiedad se clasifican en: trastornos de ansiedad por separación, mutismo selectivo, fobia específica, fobia social, pánico, agorafobia, ansiedad generalizada, ansiedad inducida por sustancias, ansiedad debido a otra afección médica, otro trastorno de ansiedad especificado y otro trastorno de ansiedad no especificado.

El rendimiento académico de un estudiante universitario abarca varias  dimensiones que van desde aspectos personales, familiares, sociales, hasta la formación académica, de los docentes, En palabras de (Enríquez, Segura, & Tovar, 2013), definir “el concepto de rendimiento académico es complejo por su carácter multidimensional”.

Existen distintas definiciones conceptuales de rendimiento, la Real Academia de la Lengua Española lo detalla como un producto o utilidad que rinde o da una persona o cosa, y en el mismo diccionario lo puntualiza como una proporción entre el producto o el resultado obtenido y los medios utilizado (RAE, 2018).  Entre otras definiciones encontradas, (Edel, 2003), cita a Jiménez (2000) quién postula que el rendimiento académico es el nivel de conocimiento demostrado en un área o materia comparado con la norma de edad y nivel académico.

(Alcaide, 2009) Cita a Pizarro (1985) quien describe el rendimiento académico como una medida de las capacidades que demuestran lo que una persona ha aprendido como consecuencia de su instrucción o formación. El autor también define al rendimiento académico desde el punto de vista del estudiante como la capacidad replicadora del mismo frente a los estímulos educativos. Es importante saber que cada estudiante posee características únicas que lo diferencian de los demás y por lo tanto, todos tendrán objetivos distintos que perseguir y formas diversas de llegar al aprendizaje.

Los autores (Albán & Calero, 2017) citan a Chadwick (1979) quien refiere que el rendimiento académico comprende la expresión de las capacidades y características psicológicas del estudiante que se desarrollan y actualizan a través del proceso de enseñanza- aprendizaje y que por tanto va a posibilitar al mismo a  obtener un nivel de funcionamiento y logro académico durante el periodo o semestre de estudio que al final se sintetiza en un calificativo cuantitativo considerado un evaluador del nivel alcanzado por el estudiante.

 Las capacidades y características psicológicas de cada estudiante son esenciales para llegar al conocimiento durante sus estudios universitarios, desde el punto de vista de ellos mismos lograr un buen promedio académico es la meta que todos quieren conseguir pero situaciones internas y externas a la Universidad a veces impiden que ellos se enfoquen en sus estudios y sobre todo esas situaciones provocan preocupación, tensión, irritabilidad y mucho estrés.

El rendimiento académico es el producto de la motivación, la voluntad, la capacidad y la influencia del componente social, existen elementos que se deben tomar en cuenta para incrementar el rendimiento como el asesoramiento de los estudiantes, mejorar las condiciones basadas en el equipamiento, asegurarse la existencia de los vínculos entre la teoría y la práctica, procurar cuidar las cargas de trabajo y darle seguimiento a los avances o retrocesos de los estudiantes (Blanz, 2014).

Los factores que intervienen en el rendimiento académico, pueden ser internos como externos al individuo, comprenden el área social, cognitivo, emocional y a su vez,  se  clasifican en tres categorías: factores personales, factores sociales y factores institucionales que presentan subcategorías o dimensiones (Garbanzo, 2007).

Los factores personales incluyen la competencia cognitiva, la motivación, las condiciones cognitivas, el autoconcepto académico, el bienestar psicológico, la asistencia a clases, la inteligencia, las aptitudes que al interactuar con los factores sociales e institucionales tiene influencias positivas o negativas en el rendimiento académico de los estudiantes de educación superior, así mismo los factores sociales involucran las diferencias sociales, entorno familiar, contexto socioeconómico, variables demográficas, se destaca la familia ya que desempeña un papel fundamental en el proceso de socialización y los factores institucionales comprenden la metodología docente, horario de las distintas materias, cantidad de alumnado por profesor, dificultad de las distintas materias, condiciones institucionales, servicios institucionales de apoyo, clima áulico, relación estudiante-profesor, entre otros (Garbanzo, 2007).

Los factores antes descritos por Garbanzo agrupados en tres aristas influyen sobre el rendimiento académico de un estudiante universitario, por eso hay que saber reconocer que factor está afectando al individuo antes de etiquetar al “estudiante vago” porque no asiste a clases, no rinde en sus calificaciones o se desconcentra en la clase.

El autor (Edel, 2003) manifiesta que probablemente una de las variables más empleadas o consideradas por los docentes e investigadores para aproximarse al rendimiento académico son las calificaciones. En la presente investigación se optó por utilizar las calificaciones como medidor del rendimiento académico de los estudiantes, teniendo en cuenta también factores del clima áulico. 

La investigación trabaja sobre la ansiedad y su relación en el rendimiento académico de los estudiantes de Psicología, para mejor sustento de la misma hay referencia de que las emociones negativas interfieren en el rendimiento académico, al respecto los autores (Ruthig et al., 2008) han evidenciado que las emociones negativas como la ansiedad y el aburrimiento predicen un bajo rendimiento académico, así mismo existe referencia de que las emociones positivas predicen un buen rendimiento, estas emociones positivas pueden ser el disfrutar las actividades cotidianas en la universidad. En referencia a lo anterior (Hernández, 2016) manifiesta que para mejorar el logro académico de los estudiantes y desinhibir la deserción, se requieren menor aburrimiento, menor ansiedad y un mayor disfrute.

En el ámbito académico, la autoeficacia juega un rol importante sobre las dos variables que se trabajan en el presente estudio, (Barraza, 2010) cita a Bandura (1997) que define la autoeficacia académica como las creencias de los alumnos sobre su propia capacidad para lograr las actividades académicas que le son demandadas. Una baja percepción de autoeficacia por parte del estudiante se relaciona con la obtención de pésimos resultados, y estos producen ansiedad como respuesta emocional debido a la incapacidad de cumplir con las tareas asignadas (Contreras et al., 2005)

Lograr un óptimo rendimiento académico, puede ser en muchos casos estresante para el estudiante por la carga que debe llevar y el esfuerzo que debe hacer para lograrlo. Es por eso que cuando existe preocupación, la ejecución puede ser deficiente, sobre todo en épocas de exámenes, esto trae como consecuencia que el alumno pueda perder el semestre, decida pausar sus estudios postergándolos o incluso abandonando totalmente su carrera (Mayta, 2011)

2.   Materiales y métodos

Se desarrolló un estudio de tipo descriptivo, de enfoque cuali-cuantitativo, correlacional, ya que se estableció la relación entre las variables ansiedad y rendimiento académico, la población fue de 283 estudiantes de la carrera de Psicología, se trabajó con una muestra aleatoria de 163 (95% de nivel de confianza y 5% de margen de error, obtenida a través de la ecuación estadística para proporción poblacional).

Se aplicó la escala de ansiedad de Hamilton destinada a proveer un análisis de la severidad de la ansiedad, está compuesta de catorce ítems sobre sintomatología a nivel psíquico y somático y una encuesta dirigida  a los estudiantes para determinar  los factores  que interfieren en el clima áulico (ambiente en el que se desarrolla la clase, relación entre pares, planes de estudio de las asignaturas, metodologías de enseñanzas, metodologías de calificaciones y relación docente-estudiante) para obtener una referencia desde la propia vivencia en el aula de clase y saber las características del mismo. Para verificar el rendimiento académico se accedió al sistema de Gestión Académica (SGA) se consideró el rango de ponderación que rige el Reglamento de Régimen Académico, que estipula un promedio: excelente (100-91), muy bueno (90-84), bueno (83-77), regular (76-70) y deficiente (menos de 70).

Para el análisis de datos se aplicó el método estadístico, las variables se presentaron con tablas de frecuencia y porcentajes, se contrastaron las variables con la t de Student, según correspondía, el valor obtenido por Chi cuadrado de Pearson (p >0,5) significa que la relación de estas dos variables es significativa. El procesamiento del análisis de datos realizó mediante el programa SPSS versión 23.0 y las tablas a través de Microsoft Excel.

3.   Resultados

En la Tabla N°1, se puede observar los niveles de ansiedad que poseen los estudiantes de la escuela de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí del periodo 2018, el 74,8% de la muestra presenta ansiedad Leve, 23,3% del total reflejan ansiedad moderada, y el 1,8% presenta ansiedad severa. Dado estos resultados, se evidencia que la mayoría de estudiantes de la escuela de Psicología presentan ansiedad leve.

 

 

 

Tabla N°1: La ansiedad según el Test de Ansiedad de Hamilton

 

Niveles de Ansiedad

Frecuencia

Porcentaje

Leve

122

74,8%

Moderada

38

23,3%

Severa

3

1,8%

Total

163

100%

 

 

 

 

 

Fuente: Estudiantes de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí

Tabla N°2: Tipos de ansiedad según el Test de Ansiedad de Hamilton

Tipo de Ansiedad

Frecuencia

Porcentaje

Ansiedad Psíquica

120

73,6%

Ansiedad Somática

43

26,4%

Total

163

100%

 

 

 

 

 

Fuente: Estudiantes de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí

El test de Hamilton permite dividir los síntomas en somáticos y psíquicos. En la tabla N° 2 de puede evidenciar el tipo de ansiedad que presentan los estudiantes de la escuela de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí. El 73,6% presenta ansiedad de tipo psíquica y el 26,4% presenta ansiedad de tipo somática.

Tabla N° 3: Rendimiento Académico

Rendimiento Académico

Frecuencia

Porcentaje

Excelente

21

12,9%

Muy Bueno

40

24,5%

Bueno

67

41,1%

Regular

33

20,2%

Deficiente

2

1,2%

Total

163

100%

Fuente: Estudiantes de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí

En la tabla N°3, revelar la ponderación del rendimiento académico de los estudiantes de la escuela de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí, los resultados de las ponderaciones fueron los siguientes: 41,1% presentan un buen rendimiento académico, el 24,5% obtuvo muy buen rendimiento, el 20,2% obtuvo un rendimiento académico regular, el 12,9% obtuvo un rendimiento académico excelente y finalmente el 1,2% obtuvo un rendimiento académico deficiente. Después de analizar estos resultados, se identifica que la mayoría de estudiantes tienen un buen rendimiento académico tomando en cuenta las calificaciones del Sistema de Gestión Académica (SGA).

Tabla N° 4 relación de los niveles de ansiedad y rendimiento académico (t de Student)

Niveles de Ansiedad

Rendimiento Académico

Total

Excelente

Muy Bueno

Bueno

Regular

Deficiente

Leve

12

34

49

25

2

122

Moderada

8

6

16

8

0

38

Severa

1

0

2

0

0

3

Total

21

40

67

33

2

163

 

 

 

 

 

 

Fuente: Estudiantes de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí

La tabla N° 4 refleja una comparación de las variables de la distribución de los niveles de ansiedad y el rendimiento académico que obtuvieron los estudiantes, a través de la t de Student. Con ansiedad leve; 49 estudiantes obtuvieron un buen rendimiento académico, así mismo 34 presentan un muy buen rendimiento académico, 25 obtuvieron un rendimiento académico regular, por otro lado 12 tienen un excelente rendimiento académico y 2 obtuvieron un rendimiento académico deficiente.

La tabla refleja también, en ansiedad moderada que 16 estudiantes tienen un buen rendimiento académico, 8 presentan un excelente rendimiento académico, de igual manera 8 tienen un rendimiento académico regular, 6 tienen un muy buen rendimiento académico y ningún estudiante presentó rendimiento académico deficiente.

Por otro lado, con ansiedad severa; 2 estudiantes obtuvieron un buen rendimiento académico y 1 obtuvo un excelente rendimiento académico.

Tabla N° 5: Correlación de la ansiedad y el rendimiento académico

 

 

Niveles de Ansiedad

Tipo de ansiedad

Rendimiento académico

Niveles de Ansiedad

Correlación de Pearson

1

-0,069

0,077

 

Sig. (bilateral)

 

0,382

0,33

 

N

163

163

163

Tipo de ansiedad

Correlación de Pearson

-0,069

1

0,056

 

Sig. (bilateral)

0,382

 

0,48

 

N

163

163

163

Rendimiento académico

Correlación de Pearson

0,077

0,056

1

 

Sig. (bilateral)

0,33

0,48

 

 

N

163

163

163

En la tabla N° 5 se presenta la correlación entre las dos variables, el coeficiente de correlación de Pearson p= 0,077 indica la relación entre las mismas, con un nivel de significancia bilateral en todas sus variables menor al 0,05.

 

Tabla N°6: Características del clima áulico

 

Calificativos

Ambiente áulico

Relación entre pares

Plan de estudio

Metodología de enseñanza

Metodología de calificación

Relación docente – estudiante

Pésimo

1,2 %

1,8%

0.6%

0,6%

2,5%

0,0%

Regular

35%

36,8%

18,4%

17,2%

24,5%

19,6%

Muy bueno

53,4%

46,6%

65,0%

63,2%

63,8%

64,4%

Excelente

10,4%

14,7%

16,0%

19,0%

9,2%

16,0%

Total

100%

100%

100%

100%

100%

100%

Fuente: Estudiantes de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí

En la tabla N°6 los resultados calificativos de los estudiantes encuestados sobre el clima áulico fueron muy buenos en todos los factores: el ambiente del aula (53,4%), la relación entre pares (46,6%), los planes de estudio (65%), metodologías de enseñanza (63,2%), metodologías de calificaciones (63,8%), la relación docente- estudiante (64,4%). Los datos alcanzados permiten deducir que las condiciones del clima áulico no interfieren en el rendimiento académico ni es un causal de ansiedad.

4.   Discusión

El objetivo planteado, determinar la relación de la ansiedad en el rendimiento académico de los estudiantes de Psicología, reveló la correlación entre ambas variables, según el coeficiente de Pearson p=0,077, con un nivel de significancia bilateral menor al 0,05, sin embargo, a pesar de que el 74,8% de los estudiantes presentan ansiedad de tipo leve, 23,3% de tipo moderada y 1,8% de tipo severa que en determinados momentos puede afectar el desempeño, este no se ve reflejado en las calificaciones de los mismos, pues de los 163 estudiantes, 128 de ellos, presentaron rendimiento académico que va de bueno a excelente y 35 de regular a deficiente.

La ansiedad es considerada como una respuesta normal y natural del organismo que no impide a la persona enfrentarse a las distintas situaciones y condiciones de vida. En un estudio sobre estados emocionales relacionados con el rendimiento en el deporte de los mejores buceadores rusos realizado por  Hanin en el 2003, se observó que los atletas exitosos experimentaron niveles elevados de ansiedad situacional, los cuales no perturbaron su rendimiento e incluso fue útil para movilizar sus recursos durante toda la competencia y se argumentó además que cada atleta tenía un patrón particular de emociones que le permiten afrontar de forma exitosa o menos exitosa cada competencia (Hanin, 2003), lo que evidencia la influencia positiva de la ansiedad sobre el rendimiento.

Los resultados del estudio concuerdan con una investigación llevada a cabo en la Universidad privada de Medellín en el 2015 en la cual se determinó la prevalencia de la ansiedad en los estudiantes,  el  55% presentó un grado leve de ansiedad  y 3% un grado moderada (Cardona et al., 2014).   Los datos indican que en el ámbito universitario existe una tendencia de sintomatología de ansiedad leve en un mayor porcentaje de la población universitaria.

Sin embargo,   otra investigación  en este  campo aplicada a los estudiantes de la carrera de psicología de la Universidad Mayor de San Andrés de Bolivia, determinó que existe relación entre ansiedad y rendimiento, el resultado según el coeficiente Pearson, la correlación fue negativa media significativa de p= -,437, que afirma que los estudiantes con nivel medio y bajo en rendimiento académico presentaron mayor ansiedad (Mayta, 2011),  resultado  que difiere con los revelados en este estudio, en donde  se evidenció que 2  estudiantes que tienen  rendimiento deficiente presentan  ansiedad leve y 2 de los 3 estudiantes con ansiedad severa, obtuvieron buen rendimiento, lo que refleja que la ansiedad si bien interfiere en la vida del estudiante no es un determinante en el rendimiento del educando; es decir que un estudiante con ansiedad severa,  puede obtener  iguales resultados que un estudiante con ansiedad leve.

El 73,6% de la muestra presenta síntomas de ansiedad psíquica como: tensión, temores, insomnio, dificultad de concentración, estado de ánimo depresivo entre otros, que causan malestar significativo, datos que concuerdan con un estudio realizado a los egresados en proceso de titulación de la Facultad de Ciencias Humanísticas y Sociales sobre la ansiedad, que reveló la prevalencia de la ansiedad psíquica en un 75% de la muestra (Cedeño & Ponce, 2018).

En referencia a la ansiedad psíquica algunos autores manifiestan que “el eje cognitivo del individuo muestra los pensamientos, ideas, creencias e imágenes que acompañan a la ansiedad; estos pensamientos giran en torno al peligro de una situación determinada o al temor ante una posible amenaza” (Sierra et al., 2003), es por eso que para el individuo,  la ansiedad es vista como una experiencia interior caracterizada por la inquietud, el desasosiego, estar en guardia esperando lo peor (Rojas, 2014).  Los síntomas antes descritos, no permiten a las personas desempeñarse correctamente en sus actividades y a largo plazo causa deterioro en la salud mental.

Otra variante analizada fue la ansiedad somática que se evidenció en un 26,4% de la totalidad de los estudiantes, estos datos concuerdan con el estudio antes descrito, donde el porcentaje de ansiedad somática fue del 25%. Al respecto (Sánchez, 2013) sostiene que  “en la ansiedad somática el malestar emocional o mental se manifiesta a través de determinadas dolencias físicas”, los individuos con este tipo de ansiedad presentan síntomas musculares, síntomas sensoriales, síntomas cardiovasculares, respiratorios, gastrointestinales, genitourinarios, excitación del sistema autónomo, entre otros.

El rendimiento académico involucra el cumplimiento de las metas, logros y objetivos establecidos en el programa o asignatura que cursa un estudiante, expresado a través de calificaciones, que son producto de una evaluación que implica la superación o no de determinadas pruebas, materias o cursos (Caballero, Abello, & Palacio, 2007). Así se comprueba que el rendimiento académico de los estudiantes de la Escuela de Psicología obtenido a través de calificaciones refleja el cumplimiento de las diversas actividades planteadas en las asignaturas del plan de estudio en los niveles aprobados.

 “El bajo rendimiento escolar o académico, es el resultado de múltiples factores y causas, entre los que se encuentran: los de carácter individual, el contexto familiar, situación socioecómica y otros asociados al propio sistema educativo” (Enríquez et al., 2013). En el caso de los estudiantes que presentaron bajo rendimiento académico se corroboró que habían perdido varias asignaturas de la malla curricular que cursaban debido a diversas situaciones personales que perjudicaron de una u otra forma su rendimiento.

En relación al clima áulico los resultados indican que la mayoría de los estudiantes consideran que es muy bueno ya que el ambiente en el que se desarrolla la clase, la relación entre pares, los planes de estudio de las asignaturas, las metodologías de enseñanzas, las metodologías de calificaciones y la relación docente-estudiante favorece el aprendizaje. Estos resultados concuerdan con un estudio de México relacionado a los factores que inciden en el clima áulico universitario, la opinión fue positiva en todas las dimensiones: dominio de contenido por parte de académicos, relación interpersonal docente-estudiante, metodología de clase, la práctica evaluativa, en sí,  el clima áulico es definido como una expresión de las percepciones que tienen los participantes acerca del ambiente de la clase y la mezcla de diversos aspectos (Ríos, Bozzo, Marchant, & Fernández, 2010).

5.   Conclusiones

Los resultados encontrados en el estudio describen los niveles de ansiedad y su relación en el rendimiento académico de los estudiantes de la carrera de Psicología de la Universidad Técnica de Manabí, al ser de carácter descriptivo, correlacional y estadístico, conlleva a concluir que:  La ansiedad,   pese a ser una patología que afecta a la salud mental de las personas e interfiere en su desempeño, en el estudio realizado los resultados no reflejan que ésta, sea un factor determinante en el rendimiento académico de los estudiantes;   de igual manera el clima áulico, no es un factor influyente en el éxito o fracaso académico. Habría que identificar que otros factores interfieren en el rendimiento académico, lo que posibilita el surgimiento de nuevos temas de investigación.

Referencias bibliográficas

Agudelo, D., Casadiegos, C., & Sánchez, D. (2008). Caracteristicas ansiedad y depresion en estudiantes universitarios. International Journal of Psychological Research, 1(1). Retrieved from http://www.redalyc.org/html/2990/299023503006/

Albán, J., & Calero, J. (2017). El rendimiento académico: aproximación necesaria a un problema pedagógico actual. Revista Conrado, 13(58), 213–220. Retrieved from file:///C:/Users/user/Downloads/498-Texto del artículo-1108-1-10-20170531 (1).pdf

Alcaide, M. (2009). Influencia del rendimiento y autoconcepto en hombres y mujeres. REID, REVISTA ELECTRÓNICA DE INVESTIGACIÓN Y DOCENCIA, (2), 27–44. Retrieved from http://www.ujaen.es/revista/reid/revista/n2/REID2art2.pdf

American Psychiatric Association. (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5 (5ta ed.). Arlington: Editorial Médica Panamericana. https://doi.org/10.1176/appi.books.9780890425657

Barraza, A. (2010). Validación del inventario de expectativas de autoeficacia académica en tres muestras secuenciales e independientes. CPU-e, Revista de Investigación Educativa, (10), 1–30. https://doi.org/10.1161/01.HYP.36.3.389

Blanz, M. (2014). How do study satisfaction and academic performance interrelate? An investigation with students of Social Work programs. European Journal of Social Work, 17(2), 281–292. Retrieved from https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/13691457.2013.784190?scroll=top&needAccess=true

Bojorquez de la Torre, J. D. (2015). Ansiedad y rendimiento académico en estudiantes universitarios. Universidad de San Martin de Porres.

Caballero, C., Abello, R., & Palacio, J. (2007). Relación del burnout y el rendimiento académico con la satisfacción frente a los estudios en estudiantes universitarios. Avances En Psicología Latinoamericana, 25(2), 98–111. https://doi.org/10.1590/S1020-49892009000200007

Cardona, J., Pérez, D., Rivera, S., Gómez, J., & Reyes, Á. (2014). Prevalencia de ansiedad en estudiantes universitarios. Revista Diversitas -Perspectivas En Psicología, 1(1), 34–39. Retrieved from www.interpsiquis.com

Cedeño, H., & Ponce, J. (2018). La ansiedad y su relación en el proceso de realización del trabajo de titulación, en los egresados de la Facultad de Ciencias Humanísticas y Sociales de la Universidad Técnica de Manabí. Revista Caribeña de Ciencias Sociales, 15. Retrieved from https://www.eumed.net/rev/caribe/2018/08/ansiedad-trabajo-titulacion.html

Contreras, F., Espinosa, J., Esguerra, G., Haikal, A., Polanía, A., & Rodríguez, A. (2005). Autoeficacia, ansiedad y rendimiento académico en adolescentes. Diversitas: Perspectivas En Psicología, 1(2), 183–194. Retrieved from https://www.redalyc.org/pdf/679/67910207.pdf

Edel, R. (2003). El rendimiento académico: concepto, investigación y desarrollo. Revista Iberoamericana Sobre Calidad, Eficacia y Cambio En EDucaciónicacia y Cambio En EDucación, 1(2). Retrieved from http://www.redalyc.org/pdf/551/55110208.pdf

Enríquez, C., Segura, A., & Tovar, J. (2013). Factores de riesgo asociados a bajo rendimiento academico en escolares de Bogotá. Investigaciones Andina, 15(26), 654–666. https://doi.org/10.3305/nh.2012.27.4.5846

Garbanzo, G. (2007). Factores asociados al rendimiento académico en estudiantes universitarios, una reflexión desde la calidad de la educación superior pública. Revista Educación, 31(1), 43–63. https://doi.org/10.15517/revedu.v31i1.1252

Gonzáles, M. (2009). Aproximación al concepto de ansiedad en psicología: su carácter complejo y multidimensional. Aula. Revista de Pedagogia de La Universidad de Salamanca, 5, 9–22. Retrieved from file:///C:/Users/user/Downloads/3270-9921-1-PB.pdf

Grasses, G., & Rigo, E. (2010). Estudio de la influencia de la ansiedad y el estrés en el rendimiento académico vs. la influencia del rendimiento académico en los niveles de ansiedad y estrés. Educació i Cultura, 21(January), 97–116. Retrieved from http://ibdigital.uib.es/greenstone/collect/educacio/archives/Educacio/_i_Cultu/ra_2008v/21p097.dir/Educacio_i_Cultura_2008v21p097.pdf

Hanin, Y. L. (2003). FORUM : QUALITATIVE SOCIAL RESEARCH Performance Related Emotional States in Sport : A Qualitative Analysis. Forum Qualitative Sozialforschung, 4(1).

Hernández, C. (2016). Diagnóstico del rendimiento académico de estudiantes de una escuela de educación superior en México. Revista Complutense de Educacion, 27(3), 1369–1388. https://doi.org/10.5209/rev_RCED.2016.v27.n3.48551

Hernandez, M., Coronado, O., Araujo, V., & Cerezo, S. (2008). Desempeño académico de universitarios en relación con ansiedad escolar y auto-evaluación. Acta Colombiana de Psicología, 11(1), 13–23. Retrieved from https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=79811102

Ladouceur, R., Bélanger, L., & Léger, É. (2008). Deje de sufrir por todo y por nada. (E. Pirámide, Ed.). Madrid. Retrieved from https://books.google.com.ec/books?id=tmB2PgAACAAJ&dq=Deje+de+sufrir+por+todo+y+por+nada&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwj6trC8tfvfAhUxZN8KHYLYB9MQ6AEIKDAA

Martínez, J., & Salazar, R. (2013). Factores determinantes sobre el rendimiento académico en estudiantes de las facultades de Medicina, Enfermería, Microbiología, Psicología, Arquitectura y Derecho. Pontífica Universidad Católica del Ecuador. Retrieved from http://repositorio.puce.edu.ec/bitstream/handle/22000/7373/11.27.001757.pdf?sequence=4&isAllowed=y

Mayta, N. (2011). La relación de la ansiedad y el rendimiento académico de los estudiantes de primer año de la carrera de Psicología de la Universidad Mayor San Andrés. Universidad Mayor de San Andrés. Retrieved from https://repositorio.umsa.bo/bitstream/handle/123456789/6622/tesis de grado. la relación de la ansiedad y rendimiento académico de los estudiantes de primer a.pdf?sequence=1&isAllowed=y

OMS. (2017). Día Mundial de la Salud Mental 2017 – La salud mental en el lugar de trabajo. Http://Www.Who.Int/Mental_Health/World-Mental-Health-Day. Retrieved from http://www.who.int/mental_health/world-mental-health-day

Puchol, D. (2003). Los trastornos de ansiedad: la epidemia silenciosa del siglo XXI. Revista PsicologiaCientífica.Com.

RAE. (2018). Real Académia de la Lengua Española. Retrieved from http://dle.rae.es/?id=VXs6SD8

Ríos, D., Bozzo, N., Marchant, J., & Fernández, P. (2010). Factores que inciden en el clima de aula universitario. Revista Latinoamericana de Estudios Educativos, XL, 105–126.

Rojas, E. (2014). Enrique Rojas Cómo superar la ansiedad. (editorial planeta, Ed.). Barcelona. https://doi.org/10.1093/med/9780199380183.003.0001

Ruthig, J. C., Perry, R. P., Hladkyj, S., Hall, N. C., Pekrun, R., & Chipperfield, J. G. (2008). Perceived control and emotions: Interactive effects on performance in achievement settings. Social Psychology of Education, 11(2), 161–180. https://doi.org/10.1007/s11218-007-9040-0

Sanchez, L. (2013). Ansiedad somatizada_ enfermedad física o enfermedad mental.

Sierra, J. C., Ortega, V., & Zubeidat, I. (2003). Ansiedad, angustia y estrés: tres conceptos a diferenciar. Mal- Estar e Subjetividade, 3(Psicología), 10–59. https://doi.org/10.1093/med/9780199380183.003.0001

 



[1] Artículo original derivado del proyecto de investigación titulado “Trastornos Psicológicos”. Fecha de realización entre mayo 2018-diciembre 2018.

[2] Licenciada en Ciencias Sociales y de la Educación, Magister en Gerencia e Investigación, Docente de la Universidad Técnica de Manabí, Universidad Técnica de Manabí, epinargote@utm.edu.ec , pochovale55@gmail.com

3 Psicóloga Clínica,Magister en Psicología Clínica, Docente de la Universidad Técnica de Manabí, Universidad Técnica de Manabí, lcaicedo@utm.edu.ec , carolca_189@hotmail.com

4 Egresado de la Escuela de Psicología Clínica. Universidad Técnica de Manabí. Lvelez0732@utm.edu.ec, guillovelez1995@hotmail.com, https://orcid.org/0000-0003-4877-2352

 

 

Refbacks

  • There are currently no refbacks.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.