La crisis de la educación pública en México: Argumentos y Propuestas[1].

Crisis of public education in Mexico: Arguments and Proposals.

 

Juan Calvillo Barrios[2]

RECIBIDO – OCTUBRE 2018 – ACEPTADO ENERO 2019 – FEBRERO 2019

 

 

 

 

 

 

Resumen
Introducción. Diversos comportamientos del pueblo mexicano, evidenciados en redes sociales, dejan en evidencia la necesidad de reorganizar los contenidos de los programas en los diferentes niveles educativos al tiempo que dejan constancia del fracaso del neoliberalismo, aplicado en la educación, el cual prometió una educación, y por ende una sociedad, eficiente, eficaz y competitiva. Objetivo. La intención última del texto es, presentar una proyección del futuro, mostrar qué nos espera si no hacemos nada por cambiar el actual modelo, para lo cual se presenta una propuesta de rescate curricular como conclusión. Materiales y métodos. Utilizando la investigación cuantitativa, directa e indirecta, se presentan los datos duros que fundamentan los escasos, o nulos, resultados del actual modelo, y la crisis del sistema educativo mexicano, que principal, aunque no exclusivamente, se puede atribuir a la educación pública. Resultados. Entre los principales resultados se puede observar que los puestos de trabajo, que tradicionalmente monopolizaban los egresados de escuelas públicas, hoy están siendo acaparados por egresados de escuelas privadas, pero sin dejar de dominar los lugares que tradicionalmente ocupaban. Conclusión. Lo anterior deja en evidencia la necesidad de un nuevo tipo de gestión educativa que fortalezca las áreas que nos enseñan a pensar, como la filosofía, la sociología, la ética, y los valores, sin abandonar el español, la lectura, la escritura, la lógica y la matemática.

 

Palabras clave

Educación, Educación pública, Neoliberalismo, Crisis.

Abstract

Introduction. Diverse behaviors of the Mexican people, evidenced in social networks, show the need to reorganize the contents of the programs in the different educational levels while attesting to the failure of neoliberalism, applied in education, which promised an education, and therefore a society, efficient, effective and competitive. Objective. The ultimate intention of the text is to present a projection of the future, to show what awaits us if we do nothing to change the current model, for which a curricular rescue proposal is presented as a conclusion. Materials and methods. Using quantitative, direct and indirect research, we present the hard data that support the scarce, or null, results of the current model, and the crisis of the Mexican educational system, which principally, although not exclusively, can be attributed to public education. Results Among the main results, it can be observed that jobs, which traditionally monopolized the graduates of public schools, today are being monopolized by graduates of private schools, but still dominate the places they traditionally occupied. Conclusion. This shows the need for a new type of educational management that strengthens the areas that teach us to think, such as philosophy, sociology, ethics, and values, without abandoning Spanish, reading, writing, logic and mathematics.

 

key words

Education, Public Education, Neoliberalism, Crisis.

 

1. Introducción

La observación del comportamiento del mexicano en eventos recientes, disponibles en redes sociales y en prensa, algunos de los cuales alcanzaron difusión mundial, como es el caso del incendio en la toma clandestina de un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, Hidalgo, dejan en evidencia que algo anda mal en la educación impartida en el país y es necesario hacer algo con ella. Al considerar que estos ejemplos son reflejo del fracaso del paradigma educativo neoliberal, el presente texto hace un recuento de los principales argumentos utilizados para implementarlo, donde destacan conceptos como calidad, competencia, eficiencia, resultados, y contrastarlo con el viejo modelo educativo, el nacionalista revolucionario, sustentado en criterios humanistas, valores y la pedagogía de la acción, que ponía el acento en términos como equidad, cobertura, compromiso social. Se parte de la premisa de que en estas diferencias podemos encontrar las explicaciones de dicho comportamiento, pues contrasta con el observado en otros sucesos similares anteriores.

1.1.  Los modelos educativos en México.

El primer modelo educativo mexicano, en toda la extensión de la palabra, es el nacionalista-revolucionario, ya que fue el primero en contar con eso que se llama filosofía: una visión del mundo y del hombre, un conjunto de valores, una teoría del conocimiento y una teoría educativa (Gutiérrez y Rodríguez, 1997). Corresponde a José Vasconcelos implementarlo entendiendo la educación como instrumento de liberación y afianzamiento de una identidad nacional, sustentado en la ciencia y la tecnología, siendo así, un instrumento de transformación social. Siguen por esta vía, Moisés Sáenz, quien ve a la escuela como espacio de preparación para la vida, surgiendo a su sombra la escuela rural y más adelante Jaime Torres Bodet, quien concibe a la educación como una práctica libertaria, democrática y justiciera amalgamando así, la idea humanista de Vasconcelos y la preocupación por aprender haciendo de Sáenz.

Este modelo educativo es complemento del modelo económico y político conocido como de la Revolución mexicana, aplicado en México desde 1924 y hasta 1982, que tuvo como característica principal una intervención predominante del estado en la orientación política y económica, el aislamiento del exterior; una alta centralización; instituciones fuertes como el PRI y el estado, y un pacto histórico entre clases para lograr el modelo (Offe, 1990; Aguilar Camín, 1991, Cadena, 1996; Arriola, 1988).

A partir de 1982 se instaura un modelo que se distingue por aplicar la lógica del mercado, la cual propone eliminar todos los controles a precios y salarios suponiendo que éstos se ajustan siguiendo esta lógica, el saneamiento de las finanzas públicas y el recorte del déficit y la inversión estatal, el castigo social -en particular sobre los triunfos acumulados del salario y el trabajo--, la reprivatización y desregulación de la economía, en suma, el regreso al mercado (Huerta, 1992: 101-102). Como señala Valenzuela (1994: 11), asistimos después de 1982 a la configuración hacia un nuevo modelo de acumulación.

Bajo este escenario, corresponde a Jesús Reyes Heroles iniciar el tránsito hacia una nueva concepción educativa, que arranca señalando los males provocados por la masificación, la burocratización y el bajo nivel en la formación docente. Es una revolución educativa que busca la descentralización. Sus propósitos a mediano plazo son: Elevar la calidad de la educación en todos los niveles a partir de la formación integral de los docentes; Racionalizar el uso de los recursos disponibles y ampliar el acceso a los servicios educativos, con atención prioritaria a las zonas y grupos más desfavorecidos; Vincular la educación y la investigación científica y tecnológica; Descentralizar la educación, la cultura y la investigación; Hacer de la educación un proceso permanente, socialmente participativo y democrático.

Este giro significó un cambio radical pues terminó la época del estado paternalista y con recursos para pasar a un estado gerencialista y sin recursos ya que con el neoliberalismo se generaliza la idea de que los recursos públicos se han agotado (Noriega, 1986: 7) y las IES que sobrevivirán serán “aquellas que ayuden a sus académicos a fortalecer y preservar sus energías creadoras” (García, 2001: 2).

A continuación, trataremos de hacer una evaluación de los resultados del modelo educativo neoliberal a 37 años de su instauración.

2. Metodología

Para llevar a cabo este trabajo, se utilizan tanto la metodología cualitativa como la cuantitativa bajo un esquema mixto, así como fuentes directas e indirectas, a través de la investigación documental, de material bibliográfico, hemerográfico, físico y el disponible en internet. En la investigación directa se utilizó la entrevista a los sujetos involucrados en el estudio complementada con la investigación documental. La intención era obtener datos estadísticos acerca de la educación de los sujetos de observación y de los resultados de instituciones de educación, principalmente superior. También se utiliza la estadística descriptiva e inferencial, para ordenar, sistematizar y clasificar la información de forma que esté en condiciones de incorporar la metodología cualitativa para realizar análisis, interpretaciones y proyecciones del problema de estudio.

2.1. La investigación teórica y de campo.

Es durante el sexenio de Carlos Salinas que se puede notar la forma que asume la política federal en el ámbito educativo pues a través de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), en 1993 se diseña el programa de Superación del Personal Académico (SUPERA), que a partir de 1994 otorga becas a profesores de carrera inscritos en instituciones adscritas a la asociación y que buscan superarse, profesional y curricularmente, y que en 1996 se sustituye por el Programa de Mejoramiento del Profesorado (PROMEP) que finalmente, desde 2014, funciona como Programa de Desarrollo Profesional Docente (PRODEP).

Durante el sexenio foxista, a través del PROMEP, se busca cumplir el objetivo del Plan Nacional de Educación 2001-2006, asegurar la Calidad Educativa y para lograrlo se diseña un modelo que busca: lograr un equilibrio adecuado entre los profesores antiguos y los nuevos con formación académica idónea; con elevada producción académica (material didáctico, libros, capítulos de libros y artículos); con experiencia profesional y una adecuada relación de ésta con la docencia; con un currículum académico actualizado y pertinente; con altas tasas de eficiencia terminal, de retención, egreso y titulación; con adecuados mecanismos de evaluación de los aprendizajes; con infraestructura moderna, suficiente y equipada; con un programa institucional de servicio social, pertinente y sustentado; con resultados evidentes en seguimiento de egresados; con indicadores de aceptación laboral; con sistemas eficientes de administración y con instrumentos jurídicos actualizados.

Los orígenes del modelo se ubican en Europa (Posner, 2004: 269) y su justificación teórica es la búsqueda de los elementos clave de la escuela exitosa, eficiente, que incremente las oportunidades para los alumnos. A nivel nacional, dentro de sus impulsores podemos encontrar a instituciones públicas y privadas, como la SEP, el Congreso de la Unión o Mexicanos Primero, quienes señalan que la evaluación es un instrumento valioso de la educación moderna y señalan que la poca atención prestada y las malas políticas educativas de gobiernos anteriores, han dejado en claro la necesidad de cambios importantes en los esquemas educativos y en los contenidos de los programas de estudio, para así poder lograr mayores niveles de competitividad a escala mundial. Dicha sincronía queda develada si recurrimos al análisis de 4 documentos básicos: la Constitución política en su versión reformada del 27 de mayo del 2015; la Ley General de Educación, reformada el 22 de junio del 2009; el Programa Sectorial de Educación 2007-2012 de la SEP, publicado en 2007 y el Índice de Desempeño Educativo Incluyente, IDEI 2009-2012 de la Organización Mexicanos Primero, publicado en 2013.

La constitución señala, en el artículo 3º, tercer párrafo, que: “El Estado garantizará la calidad en la educación obligatoria. Asimismo, que la educación “será de calidad, con base en el mejoramiento constante y el máximo logro académico de los educandos” para lo cual se crea el Sistema Nacional de Evaluación Educativa (SNEE) bajo la coordinación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) al que corresponderá evaluar la calidad, el desempeño y los resultados del sistema educativo nacional en preescolar, primaria, secundaria y media superior”. (Fracción adicionada DOF 26-02-2013 Artículo reformado DOF 13-12-1934, 30-12-1946, 09-06-1980, 28-01-1992, 05-03-1993)

Por su parte, la Ley general de Educación, señala en su artículo 29 que “Corresponde a la Secretaría la evaluación del sistema educativo nacional”, y que ésta será sistemática y permanente. En tanto que el Programa Sectorial de Educación, 2007-2012 establece dentro de sus objetivos el elevar la calidad de la educación; ofrecer una educación integral que equilibre la formación en valores ciudadanos, el desarrollo de competencias y la adquisición de conocimientos; ofrecer servicios educativos de calidad para formar personas con alto sentido de responsabilidad social, que participen de manera productiva y competitiva en el mercado laboral.

La coincidencia con organismos privados queda manifiesta cuando Mexicanos Primero, señala: “durante décadas, la concentración oficial estuvo en la cobertura… (aunque) En los últimos años, y desde una variedad de focos de expresión, el paradigma está siendo modificado… La reforma constitucional contiene un párrafo significativo: El Estado garantizará la calidad en la educación”. Y para medir la calidad educativa proponen el Índice de Desempeño Educativo Incluyente, el cual contempla seis dimensiones divididas en dos grandes grupos: resultados en los alumnos y procesos de gestión midiendo para el primero el aprendizaje ya que la educación debe ser pertinente y de calidad; la eficacia y la permanencia mientras que en el segundo la profesionalización docente. (P.12).

Todo lo anterior determina que los profesores de los diferentes niveles educativos hoy estén sujetos a múltiples evaluaciones, individuales y colectivas; Sistema Nacional de Investigadores, Prodep, Profordems, Certidems, Enlace, Planea, entre otras. Como señalan Lastra, Comas y Aguayo (2018: 58-60) el énfasis se ha puesto en el uso de los resultados con carácter presupuestal lo que condena a la evaluación a ser un mero procedimiento que se refleja en el otorgamiento del subsidio federal, lo que ellos llaman binomio evaluación externa-estímulos económicos.

Buscando demostrar los pocos avances en los objetivos trazados bajo la reforma educativa neoliberal, se investigó el nivel de aceptación de los egresados de instituciones públicas del estado de Puebla a través de la revisión de su participación en un ámbito laboral que tradicionalmente monopolizaban, los cargos políticos. Para ello se revisó la composición de los últimos tres cabildos (2008-2011, 2011-2014 y 2014-2018) de los cuatro municipios más importantes del estado de Puebla: Puebla, Tehuacán, Atlixco y San Pedro Cholula, especialmente en el rubro educativo. Los resultados se presentan en los cuadros 1, 2, 3 y 4.

Cuadro 1: Cabildos de Puebla por edad e institución educativa

Cabildo

Edad Promedio

Edad Mínima /  Máxima

Universidad

2008-2011

46.16

30/67años

Pública: 9      Privada: 8

BUAP: 7     UPAEP: 3

UDLAP: 3   Libre de D: 2

 

2011-2014

43.63

30/63 años

Privada: 12     Pública: 11

BUAP: 7     UPAEP: 5

Libre de D: 3    UDLAP: 2

Ibero: 2

2014-2018

42.12

25/65 años

Privada: 15     Pública: 9

BUAP: 7         UPAEP: 6

UDLAP: 6     Otras Part: 3

Fuente: Elaboración propia

 

 

Cuadro 2: Cabildos de Tehuacán por edad e institución educativa

Cabildo

Edad Promedio

Edad Mínima /  Máxima

Universidad

2008-2011

44.07

29/65

Pública: 8      Privada: 2

BUAP: 5         Ibero: 1

2011-2014

45.21

32/71

Pública: 6     Privada: 2

BUAP: 1        UPAEP: 1

MESOAMERICANA: 1

2014-2018

45.43

30/56

Pública: 6     Privada: 6

BUAP: 3        IBERO: 2

UPAEP: 1      UDLAP: 1

 Fuente: Elaboración propia

 

Cuadro 3: Cabildos de Atlixco por edad e institución educativa

Cabildo

Edad Promedio

Edad Mínima /  Máxima

Universidad

2008-2011

42.08

24/56

Pública: 10    Privada: 1

BUAP: 5 Cuauhtémoc: 1

2011-2014

42.08

26/60

Pública: 6     Privada: 3

BUAP: 4 Cuauhtémoc: 1

2014-2018

45.62

30/72

Pública: 5     Privada: 4

BUAP: 3  UPAEP: 2 Benavente: 1

Unides Atlixco: 1 

Fuente: Elaboración propia

 

Cuadro 4: Cabildos de Cholula por edad e institución educativa

Cabildo

Edad Promedio

Edad Mínima /  Máxima

Universidad

2008-2011

46.29

31/61 años

Pública: 6   Privada: 0

BUAP: 3

2011-2014

40.33

30/79 años

Pública: 6    Privada: 5

BUAP: 5       UDLAP: 3

ITESM 1

Cuauhtémoc: 1

2014-2018

39.64

21/64 años

Pública: 5     Privada: 7

BUAP: 4         IBERO: 1

UDLAP: 1       UVM: 1

Cuauhtémoc: 1

Fuente: Elaboración propia

3. Resultados

Podemos observar que, durante el periodo, 2008-2011, la educación de los integrantes del cabildo de Puebla era repartida casi a partes iguales entre egresados de escuelas públicas y privadas, en tanto que, para el último de ellos, 2014-2018, la proporción de los egresados de escuelas privadas creció hasta significar el doble respecto a los egresados de escuelas públicas.

En el caso de Tehuacán, destaca el hecho de que en el trienio 2008-2011, la composición de los miembros del cabildo en el rubro educativo mostraba una relación de 4 a 1 entre egresados de escuelas públicas y privadas, que para el periodo siguiente se reduce a una relación de 3 a 1 y finalmente, para el periodo 2014 a 2018 se iguala 1 a 1.

Para el municipio de Atlixco, la relación era de 10 a 1 en el primer periodo, que baja a 2 a 1 en el periodo siguiente y casi se iguala para el trienio 2014-2018. En tanto que en San Pedro Cholula la relación es de 6 a 0, que pasa a 6 contra 5 y se invierte en el último periodo a 5 contra 7.

Acerca de los rankings que ubican a las universidades por su calidad académica, podemos observar que hasta 2010 la principal universidad pública del estado de Puebla, la BUAP ocupó el primer lugar, en 2011 perdió dicho lugar frente al privado Tecnológico de Monterrey, quien además ha sido la institución que ha mostrado los cambios más grandes desde la primera edición del ranking hasta la fecha. (Consultoría Contracorriente, Julio 2011). La misma tendencia se observa si usamos la edición 2011 del QS World University Rankings, pues la UDLAP se ubicó en la categoría 550-600 y la BUAP en la categoría 601+, en tanto el Tecnológico de Monterrey ocupó la posición 320 y la Universidad iberoamericana en la categoría 601+ (Espíritu, 2011)

3.1. La interpretación de los Resultados.

Es por estos resultados que Wolff, González y Navarro (2002) señalan que cuando existen evaluaciones de logro académico, la comparación de los resultados brutos en general favorece al sistema escolar privado, aunque, si se controlan las características de los estudiantes, como nivel socioeconómico, capital cultural o clima educacional del hogar, el efecto se reduce o desaparece. Pero, mientras tanto, estos resultados se capitalizan bastante bien por las escuelas privadas, pues tan sólo los últimos 10 años su matrícula aumentó en 8.5 por ciento frente a un aumento de 1.3 en las escuelas públicas (El Universal, 2016).

4. Discusión o Conclusiones

Pese a los discursos de educación de calidad para los alumnos, de la profesionalización y aseguramiento de la calidad de los profesores, lo verdaderamente real es que los puestos de trabajo, que tradicionalmente ocupaban o monopolizaban los egresados de escuelas públicas, hoy en día están siendo ocupado por egresados de escuelas privadas sin que por ello descuiden los lugares de trabajo tradicionalmente vetados para los egresados de escuelas públicas, o monopolizados por egresados de escuelas privadas, como son los altos puestos de dirección en empresas nacionales o extranjeras, medianas o grandes, del sistema financiero o bancario sin excluir a las casas de bolsa, instituciones financieras y otros organismos del mismo tipo.

Ello deja en evidencia la necesidad de un nuevo tipo de gestión educativa ya que en el actual existen incoherencias, de carácter político y administrativo. Además de que el modelo, lejos de crear una conciencia moral, crítica e histórica, fortalece la capacitación de empleados y la formación de personas obedientes a los lineamientos del mercado, como señala Hurtado (Avilés, 2011: 43).

4.1. La propuesta curricular:

Para cambiar al mundo es necesario fortalecer las áreas que nos enseñan a pensar, debemos reintroducir la filosofía al curriculum, además de la sociología, la ética, y los valores. Pero sin abandonar el español, la lectura, la escritura, la lógica y la matemática. No tapemos la basura de la casa metiéndola bajo el tapete, como hacen hoy las universidades, que para llenar sus aulas de alumnos bajan los puntajes de admisión queriendo ocultar que somos habitantes de un país de reprobados.

Abandonemos el discurso de habilidades, de competencias, así como el modelo de recompensas económicas, dicho modelo está quebrado pues hoy en día nadie, ni PISA, ni Enlace, ni Ceneval, ni el INEE, ni las propias autoridades educativas, ni los analistas, estudiantes, maestros, padres de familia y comunidades, puede afirmar que la educación mexicana atraviesa una etapa de dinamismo, creatividad y mejoría. Al contrario, comportamientos tan lamentables como los vistos en Veracruz e Hidalgo en días pasados, que se generalizan en todo el territorio nacional, dejan en evidencia la crisis del modelo y la necesidad urgente de cambiar el rumbo.

Referencias bibliográficas:

AGUILAR, Héctor. (1991) Después del milagro. Edit. Cal y Arena. Quinta Edición.

ARRIOLA, Carlos. (1988).  Los Empresarios y el Estado: 1970-1982, UNAM-Porrúa. México, 2ª. Edición.

CADENA, Edel. (1996). Neoliberalismo y Sindicalismo en México. UNAM.

HUERTA, Arturo. (1992) Riesgos del Modelo Neoliberal Mexicano. Editorial Diana. 1ª. Edición.

NORIEGA, Margarita. (1986). En los laberintos de la modernidad. UPN.

OFFE, Claus. (1990). Contradicciones en el estado del Bienestar. CNCA-Alianza Editorial, S.A., Madrid 1ª. Edición.

ROJAS, Raúl. (1996). “Guía para realizar investigaciones sociales”. México. Plaza y Valdés. 18º ed.

VALENZUELA, José C. (1994).  El capitalismo mexicano en los ochenta: hacia un nuevo modelo de acumulación. Ediciones Era, 3ª. Reimpresión.

WOLFF, Laurence; González, Pablo; Navarro, Juan C. (2002) Educación privada y política pública en América Latina. Preal/BID. 1ª. Edición. Santiago de Chile.

Referencias Hemerográficas

CALVILLO, Juan; López, Erika; Ramírez, Guadalupe. Los cambios políticos en la integración de los cabildos más grandes de Puebla, 2008-2018, Revista Tlamelaua. Nueva época. Año 11. No. 43. Pp. 24-55. Recuperado de: http:// http://www.scielo. org.mx/scielo.php?script=sci_abstract&pid=S1870-69162017000300024&lng=es&nrm=iso

GARCÍA, Antonio. Presentación. Revista Perspectiva universitaria. Vol. 1, 2001.

GUTIÉRREZ, Lucino; Rodríguez, Francisco J. El pensamiento educativo en el México posrevolucionario. Revista de la Educación superior Volumen 26, 1997. No. 103. Recuperado de http://publicaciones.anuies.mx/pdfs/revista/ Revista103_S2A2ES.pdf

La educación superior privada en México: una aproximación. Revista Perfiles educativos [online]. vol.24, 2002, No. 97-98, pp.128-146. Recuperado de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-2698200200030000 9&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0185-2698.

LASTRA, Rosalía S.; Comas, Oscar J.; Aguayo, Eva. Suposiciones de la "evaluación externa-estímulos económicos" al profesorado universitario: método de contraste España-México. Revista de la Educación Superior Vol. 47, 2018. No. 185, pp. 57-81. Recuperado de: http://resu.anuies.mx/archives/revistas/Revista185_S2A3ES.pdf.

Posner, Charles, M. Gestión de la Educación Básica. Presentación temática. Revista Mexicana de Investigación Educativa. Vol. 9, 2004, Num. 20, pp. 269-275. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=14002102

AVILÉS, Karina. Exigen humanistas al titular de la SEP cumplir el acuerdo 488. Periódico La Jornada. 28 de febrero. 2011. p. 43. Recuperado en: http://www.jornada.unam. mx/2011/02/28/sociedad/043n1soc

Ruíz, Rodolfo. Letra muerta, el acuerdo para acabar con unidades patito. Periódico digital e-consulta. 2011. P. 18. Recuperado en: http://archivo.e-consulta.com/blogs/corte/?m=201107&paged=18

Moreno, Teresa. Crece matricula en escuelas privadas. Periódico El Universal. 2016. Recuperado de: https://www.eluniversal.com.mx/ articulo/nacion/politica/2016/08/21/crece-matricula-en-escuelas-privadas

Espíritu, Jorge Alonso. La UDLAP y la BUAP figuran entre las 700 mejores universidades del mundo. Periódico digital e-consulta. 2011. Recuperado de: http://e-consulta.com/portal/index.php?option=com_k2&view=item&id=17372:la-udlap-y-la-buap-figuran-entre-las-700-mejores-universidades-delmundo&Itemid=332

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Versión publicada en el Diario Oficial de la Federación el 5 de febrero de 1917. Texto Vigente. Última reforma publicada: DOF:15-09-2017. Recuperado de: http://www.diputados.gob. mx/LeyesBiblio/ pdf/1_150917.pdf

Ley General de Educación. (2018). Última Reforma DOF 19-01-2018 Recuperado de: https: //www.sep.gob.mx/work/models/sep1/Resource/558c2c24-0b12-4676-ad90-8ab78086b 184/ley_general_educacion.pdf22-06-2009

Programa Sectorial de Educación.pdf. (2012). Sep, 2007-2012.© Secretaría de Educación Pública, 2007.ISBN: 978-970-9765-22-9  Recuperado de: www.oei.es/historico/quipu/mexico/programa_sectorial_educacion_mexico.pdf

Mexicanos Primero Visión 2030, A. C. (2012). IDEI: Índice de Desempeño Educativo Incluyente. El avance en los estados de 2009 a 2012.Recuperado de:  www.mexicanosprimero.org  ISBN: 978



[1] Artículo original derivado del proyecto de investigación titulado “Estudios Municipales”. Entidad financiadora: Ninguna. Fecha de realización: entre enero de 2017 y diciembre de 2018.

[2] Licenciado en Economía, Maestro en Ciencias Políticas, Doctor en Sociología, Profesor Investigador de Tiempo Completo, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México., jcb6705@hotmail.com., orcid.org/0000-0002-4199-7631.

 

Refbacks

  • There are currently no refbacks.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.